Clasificación de estúpidos

Alegre: se ríe de estupideces.
Alfabético: es estúpido con todas las letras.
Ambicioso: sueña algún día llegar a ser muy estúpido.
Amigable: todos sus amigos también son estúpidos.
Añejo: con el tiempo se vuelve más estúpido.
Aplastado: estupidazo.
Aplicado: se aplica a ser cada vez más estúpido.
Asalariado: le pagan para que haga estupideces. 
Benvenutto: es un estúpido familiar.
Botánico: es un flor de estúpido.
Campana: es TAN, TAN, TAN estúpido.
Campeón: nadie le gana a la hora de hacer estupideces.
Católico: es un reverendo estúpido.
Cheto: siempre está a la última (estúpida) moda.
Cholulo: se sabe todas las estupideces de la actualidad.
Ciego: todos ven sus estupideces, menos él. 
Conciente: sabe que es un estúpido.
Conocido: es el mismo estúpido de siempre.
Convicto: lo condenaron por estúpido.
Creyente: cree todas las estupideces que escucha.
Demagogo: cree que el pueblo es estúpido.
De referencia: el que se usa para explicar dónde queda algo.
"Allá, donde está parado aquel estúpido".
Desconocido: aquel cuyo nombre no puede uno recordar. "
¿Cómo se llamaba ese estúpido?".
Desinteresado: dice estupideces sin esperar nada a cambio.
Diabólico: es un estúpido infernal.
Disfrazado: es más estúpido de lo que aparenta.
Ecológico: es estúpido por naturaleza.
Enamoradizo: le gusta cualquier estúpida.
Enano: es medio estúpido.
Enciclopédico: sabe un montón de estupideces.
Esférico: estúpido por cualquier lado que se lo mire.
Esperanzado: cree que lo que tiene de estúpido se le va a quitar.
Estufa: se calienta por cualquier estupidez. 
Expiatorio: es tan estúpido que a veces resulta útil.
Filósofo: se pregunta el por qué de sus estupideces.
Fosforescente: hasta en la oscuridad se nota lo estúpido que es.
Frankestein: es tan estúpido que asusta.
Hiperactivo: hace una estupidez tras otra.
Honesto: no se hace el estúpido, ES estúpido,
Ignorante: todos saben que es estúpido, menos él.
Imponente: se destaca y asombra su estupidez.
Impredecible: no se sabe con qué estupidez te va a salir.
Inasistente: el estúpido que faltaba.
Incapaz: hasta las estupideces le salen mal.
Incubadora: es estúpido de nacimiento.
Inédito: ni él sabe que es estúpido.
Insatisfecho: no le alcanza el día para ser estúpido.
Insistente: comete la misma estupidez varias veces.
Internacional: es un estúpido sin fronteras.
Introvertido: no le cuenta a nadie sus estupideces.
Irresponsable: no le importa ser estúpido.
Jeroglífico: es tan estúpido que nadie lo entiende.
Laborioso: se pasa todo el día haciendo estupideces.
Latex: además de estúpido, es un forro.
Líder: es tan estúpido que los demás lo siguen.
Literario: escribe un montón de estupideces.
Líquido: lo toman por estúpido.
Lungo: es altamente estúpido.
Monotemático: hace siempre la misma estupidez.
Músical: es el estúpido que siempre da la nota.
Obelisco: es el monumento al estúpido.
Ocioso: tiene tiempo de leer esta sarta de estupideces.
Ocupado: no es mas estúpido porque no tiene tiempo.
Optimista: cree que no es estúpido.
Pesimista: cree que es el único estúpido.
Petulante: se enorgullece de sus estupideces.
Plano: es lisa y llanamente estúpido.
Polifacético: abarca varias clases de estúpido.
Precavido: es estúpido... por las dudas.
Precoz: desde chiquito ya era estúpido.
Preparado: tiene una estupidez para cada ocasión.
Profesional: es tan estúpido que parece que hizo algún curso.
Radiactivo: irradia estupideces por doquier.
Resistente: no se cansa de hacer estupideces.
Sangre azul: hijo y nieto de estúpidos.
Simpático: sus estupideces causan risa.
Sincero: es estúpido y tiene cara de estúpido.
Sonámbulo: hasta dormido hace estupideces.
Tartamudo: es re, re, re, re-estúpido.
Telescópico: desde lejos se nota lo estúpido que es.
Tijera: corta cualquier conversación con sus estupideces. 
Tradicional: es estúpido por costumbre.
Utópico: es demasiado estúpido como para ser cierto.
Valiente: es capaz de dar la vida por estupideces.
Xerox: copia las estupideces de los demás.